Motores Argentinos. La forma más fácil de llegar a tu próximo vehículo

Le damos la bienvenida al sitio de vehículos más importante de Argentina.

  Recuperar Contraseña Registrarse






Herramientas
Vista de impresión Recomendar éste aviso Contáctese con nosotros
08 de febrero de 2019

UNO DE LOS MOTIVOS QUE EXPLICAN LA CAÍDA DE LAS VENTAS

Para cumplir con el sueño de llegar al 0 Km se necesitan, por lo menos, 430.000 pesos

EL RENAULT KWID ES EL MODELO MÁS ACCESIBLE DEL MERCADO/WEB


Pese a la baja en los patentamientos no ceden los aumentos. Hasta el año pasado con $300.000 se compraba un coche nuevo

Para gran parte de los argentinos, cada vez el sueño de llegar al 0 Km está más alejado. Tras la fuerte suba del dólar a mediados del año pasado y por la inflación, el precio de los autos nuevos subió con mucha fuerza en el mercado local.

En la actualidad se necesita cómo mínimo 430.000 pesos para acceder a un auto 0Km de una concesionaria, mientras que a mitad del año pasado se necesitaban 300.000 pesos. Esto marca un incremento del 40% aproximadamente.

Estos números generaron un descenso de ventas de 0Km en la Argentina.

El auto más barato (o menos costoso) es el Renault Kwid. Según su precio inicial es de 428.200 pesos, aunque sin gastos administrativos tales como flete y patentamiento. Para “ponerlo en la calle” hay que hacer una inversión extra. Y ofrece versiones de hasta 477.000 pesos. Otro modelo de aproximadamente 430.000 pesos es el Chery QQ. En el sitio web oficial de la marca china figura por 430.950 pesos por plan de ahorro.

De agosto a hoy aumentó al menos 130.000, cifra bastante elocuente a la hora de explicar cómo afecta el dólar a las firmas que importan el 100% de sus productos.

Entre los más económicos del país por estas horas también figuran los modelos Nissan March ($438.200), Fiat Mobi ($443.7000), Chevrolet Onix Joy ($456.900), Fiat Uno Way ($483.000), Toyota Etios ($497.100) y Renault Sandero ($499.000), todos precios correspondientes a sus versiones de entrada de gama.

quejas

Mientras tanto, una catarata de quejas se viene escuchando en los últimos días, tras la llegada de las primeras boletas del año para el pago de patentes de autos. Los contribuyentes recibieron ajustes que, en algunos casos, llegan al 100%. Los reclamos en las áreas correspondientes de capital federal y provincia de Buenos Aires, como AGIP y ARBA, se multiplicaron. También hay críticas en el resto del país. Desde esas dependencias se tomó nota de los reclamos y, de a poco, se está respondiendo a los usuarios. En la mayoría de los casos, salvo alguna excepción, los ajustes dispuestos están dentro de lo establecido por la legislación.

El problema, en realidad, surge de la diferencia entre la valuación fiscal de los vehículos que, en general, está por encima del precio del mercado. Este no es un tema nuevo y la diferencia entre un valor y otro es histórica. También es cierto que definir el valor de un auto usado no es sencillo debido a que existen un montón de variables: kilometraje, año, estado, mantenimiento, etc. Más allá de esto, el valor fiscal tiende a estar por encima de lo que cada propietario pueda obtener por su unidad. Teniendo en cuenta esto, la patente es un porcentaje de ese valor fiscal.

XHTML CSS